Abbildungen der Seite
PDF
EPUB

Comisión de Estatus del Partido Popular Democrático y como Alcalde de Caguas, la quinta ciudad de mi país. [Applause).

Comparezco además como puertorriqueño que ama y venera a su patria y a su nacionalidad, y que a la vez-y sin que exista conflicto alguno entre lo uno y lo otro defiende y vive profundamente orgulloso de su ciudadanía americana. Como buen puertorriqueño que soy, he dedicado la mayor parte de mi vida al servicio público, alcanzando cargos importantes en el gobierno de mi país y mi ciudad. Como buen ciudadano americano que soy dediqué treinta y cuatro años a las fuerzas armadas de Estados Unidos, ostentando el cargo de suprema responsabilidad en la Guardia Nacional, el de Ayudante General y retirándome con el rango de General de División. Como buen puertorriqueño y buen ciudadano Americano que soy, quisiera poder decirles hoy que confio plenamente

en que esta Comisión habrá de subsanar la enorme injusticia que se cometería con este proyecto, de autoría del Presidente de la Comisión. De ese proyecto, que tal y como está redactado, constituye una bofetada en el rostro de todos los puertorriqueños y que merece el repudio de cada uno de los hijos de Borinquen que nos preciamos de tener amor propio y orgullo patrio. Quisiera poder decirles, señor Presidente y miembros de la Comisión, que confío plenamente en ustedes, pero si les dijera esto les estaría mintiendo. Creo que la Comisión probablemente aprobará el proyecto con alguna que otra enmienda cosmética. Creo que los puertorriqueños que tenemos amor propio y orgullo patrio, nos veremos obligados a recurrir a otros foros en el Congreso y la Rama Ejecutiva Federal, quizás aún a los tribunales, en defensa de nuestra dignidad y de nuestra patria. [Applause).

El Proyecto Young tal y como est redactado, desposa.

A Puerto Rico de su esencia autonómica, en flagrante desafío a la voluntad democrática de los puertorriqueños que creamos el Estado Libre Asociado entre 1950 y 1952 y lo refrendamos en los plebiscitos de 1967 y 1993. Privaría a los puertorriqueños del derecho de votar por la condición política que han favorecido en tres ocasiones. Ofrecería al pueblo todas las opciones de estatus posibles, excepto la opción que favorecemos los puertorriqueños. El Estado Libre Asociado no es ni territorio ni colonia, Señor Presidente y miembros de la Comisión. El Estado Libre Asociado es soberanía, autonomía, con unión permanente y ciudadanía americana. Ciudadanía [Applause] Ciudadanía (Voices in the background) Ciudadanía que nos hemos ganado con mucha sangre, sudor y lágrimas.

Más que irónico, resulta doloroso el hecho de que sea precisamente este año, al cumplirse los cien años de la Carta Autonómica, cuando los extremistas ineólogicos

obtener puertorriqueños y su aliado en el Congreso, pretenden arrebatarnos lo que Baldirioty y otros patriotas lograron hacer una nación mucho menos democrática de la que ustedes dicen representar.

¿Por qué se empeñan ustedes, Señor Presidente y miembros de la Comisión, en tratar de destruir al Estado Libre Asociado? ¿Es que no comprenden, que política y económicamente el Estado Libre Asociado es el estatus más beneficioso para Puerto Rico y los Estados Unidos? ¿Es que no conocen cómo Puerto Rico ha logrado un crecimiento económico extraordinario en los últimos cuarenta y cinco años, gracias principalmente a la autonomía fiscal que desaparecería bajo la estadidad?

Si se privara a Puerto Rico de este instrumento vital de crecimiento y además se le impusiera la carga de la tributación Federal, se estaría condenando al desempleo y a la miseria a centenares de miles de puertorriqueños, obligando a muchos de ellos a emigrar a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades económicas. También muchos puertorriqueños que hoy forman parte del sector productivo del país, y que representan una tercera parte de la población, se mancharían ante el peso de una nueva carga contributiva sin que mejorase significativamente la calidad de vida. Como resultado de esto veríamos convertido en realidad el título de un libro escrito por un miembro de esta Comisión, que alegaba que la estadidad sería para los pobres. Lo que ocurriría es que bajo la estadidad la pobreza arroparía a todos los puertorriqueños Sufriríamos un incremento en la dependencia en las ayudas públicas.

Mr. ROMERO-BARCELÓ. Mr. Miranda, do you have much more to go?

Mr. MIRANDA-MARÍN. One minute, 1 minute. [Applause.)

Con la correspondiente. Erosion de la autoestima de los que viven de su trabajo sin necesidad de depender de prebendas. De darse este escenario tan tétrico, tendríamos que decirle, Señor Presidente y miembros de la Comisión, a aquellos que alegan que Puerto Rico gozaría de más soberanía baso la estadidad, que ellos tienen la razón, pero sólo en una cosa. i Seríamos el estado soberano del mantengo.!

El Partido Popular... Democrático está presto a participar en una consulta plebiscitaria justa, cuya ley habilitadora esté fundamentada en el consenso amplio. En una consulta en que el Congreso se comprometa de antemano y de buena fe en implantar la alternativa ganadora. En manos de usted está, Señor Presidente y miembros de la Comisión, la opción de brindarnos a todos los puertorriqueños, la oportunidad de participar en un proceso serio y con perspectivas reales de resolver los problemas del estatus. Esto se puede lograr rechazando las premisas fundamentales de esta medida con relación al Estado Libre Asociado y adoptando la definición de este status que hemos sometido. En manos de ustedes, y de otros en el Congreso y de la Bama Esecutiva Federal está esta opción, como también la de privarle de su franquicia electoral, de un plūmazo, a más de un millón de puertorriqueños.

Como buen puertorriqueño y buen ciudadano americano que soy, ruego a Dios que nunca se llegue a esa encrucijada. Como buen puertorriqueño y buen ciudadano americano que soy, los exhorto, Señor Presidente y miembros de la Comisión a ser justos y respetuosos con Puerto Rico. Los exhorto a abandonar esta intentona por imponernos la estadidad. ¡No nos hagan perder nuestra fe en la democracia Americana! Muchas gracias.

Mr. ROMERO-BARCELÓ. Mr. Agostini.

STATEMENT OF JUAN ANTONIO AGOSTINI, PRESIDENT, PAX

CHRISTI-PUERTO RICO, SAN JUAN, PUERTO RICO Mr. AGOSTINI. Buenos días... Mi nombre es Juan Antonio Agostini. Vengo en representación del Movimiento Pax Cristi y su sección de Puerto Rico, que es un movimiento Católico por la paz a nivel internacional.

Distinguidos visitantes, bienvenidos a nuestro país. Que la paz ... [Applause) basada en la justicia, sea el resultado final de este proceso de diálogo que hoy nos reúne y nos enfrenta. La Iglesia San José data del año 1537. Es la más antigua de Puerto Rico. Hoy, al trabajar por la autodeterminación para nuestro país, mirémosla como un símbolo del impacto que sobre la vida de nuestra gente ha tenido la intervención de Estados Unidos en nuestra tierra. Hasta 1898, esta histórica capilla había sido testigo de cómo se había plasmado durante siglos una nacionalidad distinta, consciente y orgullosa de sí misma, la nacionalidad puertorriqueña. Pero el 12 de mayo de aquel año, esa misma iglesia fue también testigo de cómo once barcos de guerra del Escuadrón del Atlántico Norte de Estados Unidos bombardearon por más de tres horas nuestra ciudad de San Juan. Más de 1,300 cañonazos erráticos, ocasionaron pocas muertes pero causaron daño considerable a bastantes edificaciones. Una de ellas, fue la Iglesia San José, alcanzada y penetrada por balas de mortero, que abrieron un enorme boquete en su fachada. Poco después, el 25 de julio, nos invadieron por Guánica. No fue un plebiscito, ni un referendum, ni una ley de Congreso, ni un pacto bilateral, ni un malentendido. Bombardeo e invasión fueron el primer impacto de la intervención de Estados Unidos en nuestra tierra. Hoy, al repensar este siglo, queda claro que la razón principal de Estados Unidos para su intervención y permanencia aquí ha sido el militarismo. Hasta cambios que se anunciaron como pasos de desarrollo político, independientemente de cualquier beneficio que trajeran en el momento, se dieron en función de los intereses militares norteamericanos. Dos ejemplos: En 1917, con la ciudadanía Americana, también nos llegó el reclutamiento militar y el envío de nuestros jóvenes a la Primera Guerra Mundial y por supuesto, a las demás guerras. En 1952, se proclama el Estado Libre Asociado como el fin del colonialismo que hoy seguimos discutiendo aquí. Y amparado en eso, Estados Unidos pide a las Naciones Unidos que saquen a Puerto Rico de la lista de territorios coloniales y los eximan a ellos de rendir informes sobre su administración del territorio. Si recordamos que para esos mismos años, Estados Unidos realizaba una gigantesca expansión militar en Puerto Rico, caemos en cuenta de que lo principal no era descolonizar, que no se hizo, sino evitar, que sí se evitó, dar informes a la ONU, que llegaran a manos de la Unión Soviética y de China, sus contrapartes en la Guerra Fría. Pero no es sólo el militarismo. Toda la vida puertorriqueña está impactada con la presencia e influencia del poderío norteamericano, con el Congreso Congreso Congreso, Casa Blanca, Justicia, el Pentágono y sus respectivas ramificaciones reteniendo sin nuestra participación ni consentimiento, la suprema autoridad sobre el comercio, industria, banca, asuntos laborales, transportación, comunicaciones, la forma de relacionarnos con otros países y otros aspectos de nuestra vida de pueblo. Esto no es justo.

desde ya.

La historia tiene prisa. Es hora de que los Estados Unidos asuman la responsabilidad histórica que contrajeron cuando nos invadieron, nos militarizaron, nos dividieron hasta el tuétano (como vemos hoy aquí) y trastornaron nuestra visión de nosotros mismos. Pero la solución no está en imponernos un plebiscito más sin darle al país las herramientas de soberanía y de consenso para entender mejor sus opciones y ejercer más libremente su derecho.

Čualquier futura consulta de status, debe estar precedida por un proceso de diálogo abierto, entre los poderes oficiales de Estados Unidos y los sectores de opinión en Puerto Rico, incluyendo pero no limitándose a los partidos políticos. Y hay que señalar claramente,

Mr. ROMERO-BARCELÓ. The testimonies that were given here, this panel, are to be translated into English, all of them, and put forth before the Nation, the United States, in all of the 50 States. .

It would seem that, to me, the people residing in those United States would ask, why do they really want U.S. citizenship, in Puerto Rico? They underline, in between the lines, it seems it is a rejection to the United States. And yet you also claim you want U.S. citizenship.

How can you explain that to the people that elect the Congressmen and the Senators? How can you explain that, to anyone: How do you expect the U.S. to accept Puerto Rico and give Puerto Rico U.S. citizenship when the underlying statements of those under the so-called New Commonwealth are rejecting the United States in the way they speak?

The way you have spoken here, in this panel, it comes across like a dislike for the United States, like you want to be separate, a different nation, a different nationality. Why then do you want the citizenship of the United States? Explain it.

Sr. Agostini, ¿ya-pasaron cinco minutos?

Mr. AGOSTINI. Yo no terminado. Y ha habido tiempo para la gritería. [Applause.) Yo le digo que habré de terminar en breve.

Mr. ROMERO-BARCELÓ. Can you finish it up

Mr. AGOSTINI. [continuing) y hay que señalar claramente desde ya, que en un asunto tan fundamental como determinar nuestro destino de pueblo, sean solamente los que se juegan su vida, su hacienda y sus sueños con este terruño y con ningún otro quienes participen y decidan lo que somos y lo que seremos. Somos todavía una familia dividida e indecisa sobre nuestro destino. Pero si en algo estamos todos los puertorriqueños profundamente de acuerdo, es en que somos un país, somos un pueblo. Y nos une la firme e inderrotable voluntad de sobrevivir y de jamás entregar o diluir nuestra propia identidad. Quiera Dios que este proceso nos sirva para encontrarnos a nosotros mismos y para cultivar una nueva y sana relación de amistad permanente con Estados Unidos, al igual que con otros pueblos. Con la ayuda de Dios, lo lograremos. Muchas gracias.

[Applause.)

Honorable compatriota-[Applause) Honorable compatriota (Applause) Don Carlos Romero, quiero pedirle algo en ánimo de que nuestro pueblo que está viendo estas vistas-seguramente más de un millón de personas nos está viendo. De ese millón de personas, la inmensa mayoría de ellos no ha entendido lo que usted ha dicho. [Applause) Al congresista Young yo no le puedopedir aquí que hable español pero a usted sí. Yo le pediría a usted que hable español que nuestro pueblo entienda. (Applause)

Mr. ROMERO-BARCELÓ. Con muchísimo gusto.
Mr. AGOSTINI. Será en beneficio de todos.

Mr. ROMERO-BARCELÓ. Con muchísimo gusto, con mucho gusto. [Applause continues). Yo quiero... Le pregunto... Le pregunto al panel que cómo les podemos explicar și lo que han dicho en Español aquí ... se tradujera para toda la nación, para todos los ciudadanos de los cincuenta estados allá ... si en la forma de la entrepalabra se siente en las expresiones de este panel, un gran rechazo, un rechazo a la nación de los Estados Unidos, porque quieren una nación separada. (Response from the public] (Por qué entonces, cómo se les puede explicar ante ese rechazo que hay, como que no les gusta lo que es lo Americano, por qué quieren la ciudadanía americana. (Cómo les vamos a poder decir a los ciudadanos de allá, de los estados de la unión (Response from the public) La unión (inaudible) ... ¿quién... Quién me da la palabra? Los que le van a hablar ...¿cómo se les va a decir a los ciudadanos que eligen... Cómo se les va a decir a los ciudadanos que eligen a los congresistas ya los senadores, que se va a darle seria consideración a una relación con unos que están pidiendo la ciudadanía americana pero al mismo tiempo rechazan ser americanos? Y que quieren igualdad en los beneficios, pero no quieren pagar contribuciones sobre ingresos. Yo no estoy en [inaudible) (Response from the public] ¿Cómo se le explica allá a los que votan por los congresistas de los?

Mr. AGOSTINI. Señor Comisionado, si nos permite, estamos interesados en contestar.

Mr. ROMERO-BARCELÓ. Vamos a escuchar, vamos a [inaudible) [Response from the public continues).

Mr. VIZCARRONDO. Tiene que sinaudible) ...
Mr. ROMERO-BARCELÓ. Vamos a escuchar ...

Mr. VIZCARRONDO. Sí, primero muchas gracias señor Comisionado para... Porque haya considerado y respondido a una petición del compañero Agostini de que se dirigiera en español porque es importante para el futuro del pueblo de Puerto Rico que está mirando estas vistas, que nos entendamos. Yo creo que eso es el propósito. En esa dirección, es bien importante para que podamos entender nos, que los hermanos puertorriqueños de todos los partidos nos permita entendernos. Yo le respondo con el mayor de los respetos, que su preocupación parte de una premisa prejuzgada, o sea, parte de la premisa de que nosotros los puertorriqueños no estamos ostentando una relación de asociación entre Puerto Rico y los Estados Unidos, digna desde 1952 y que no somos ciudadanos norteamericanos. Es que sí lo somos. O sea, no estamos viniendo aquí en esta mañana, a plantear una cosa que es nueva y que usted escucha por primera vez. Desde 1952, hemos vivido eso bajo el Estado Libre Asociado y en 1953, los representantes de la nación Norteamericana fueron a decirle al mundo que esa relación que se había establecido en 1952, era una relación digna. Faltaba el ejercicio de la soberanía que esto solo para decidirse por todo, y que

debía

reconocida internacionalmente, de manera que el hecho de que estemos

ser

« ZurückWeiter »