Abbildungen der Seite
PDF
EPUB
[blocks in formation]

CON NOTAS Y APENDICES DE LA PARTICULAR DE ESPAÑA,

[merged small][ocr errors][merged small]

Caledrático de disciplina eclesiástica general y española en la

universidad de Madrid.

TOMO 3.

SOBRE LA DISCIPLINA ECLESIASTICA CONTENIDA EN EL LIB. 1.° DE

LAS DECRETALES DE GREGORIO 9.°

[graphic]

MADRID.

IMPRENTA DE D. MARCELINO CALERO.

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

Disciplinam ad ceros cánones reducere laborantem non

damna, sed votis, consiliis, factis adjuva.=Peroratio ad lectores á Justino Febronio in fine opéris de statu ecclesiæ et legitima potestate R. P.

SEÑORES.

Vais á terminar vuestras carreras respectivas de teología y de cánones, empleando este último curso en el estudio de la disciplina eclesiástica general y española, en el que me incumbe dirigiros. Me redunda una particular satisfaccion en ver reunidos teólogos y canonistas en esta asignatura ; y en esta parte no puedo menos de celebrar el plan vijente, porque considero restablecido el estudio de las ciencias ecle. siásticas de la antigüedad que tan copiosos y tan saludables frutos produjo en la iglesia, y que tanto disminuyeron con la introduccion de la teología escolástica, con menosprecio de la positiva; á cuya introduccion fué casi contemporánea la del escolasticismo en los cánones, y la separacion de ambas facultades que por tanto tiempo estuvieron unidas. Como hace tan poco tiempo que ha comenzado la reforma de los estudios, y va tan lenta y tan falta de sistema hasta el dia, juzgo que á una gran parte de vosotros y acaso a todos os alcance la desgracia de haber empleado vuestros primeros años de carrera en los viciados estudios teológicos y canónicos prevenidos por planes enemigos de la ilustrácion, y dictados de intento para sostener y perpetuar si les hubiera sido dable el despotismo eclesiástico y el político que tanto se daban la mano amiga entre sí, y que tan funestísimos resultados han traido á la iglesia y al estado. ,

Pienso pues daros por primera leccion, esta en que os haga concebir cuanto esté al alcance de mi corta posibilidad el justo odio que ya tengo concebido tiempo hace al escolasticismo en materias de religion, y aficionaros á los genuinos у

sólidos principios de teología y de jurisprudencia eclesiástica, cuya reproduccion y generalidad acabe de derrocar el poder colosal de la corte de Roma, que aún todavía tiene desgraciadamente sostenedores y apologistas. Si señores : debeis advertir la grande diferencia que

hai entre la teología escolástica y la positiva, en el método de ambas, y reconocer conmigo la virtud y el mérito principal de esta sobre aquella en la esplicacion de las divinas escrituras y en la resolucion de las cuestiones capitales de derecho público eclesiástico, que deben encontrar en la disciplina de todos los siglos monumentos que interpreten la mente у

el sentido del divino fundador. La teologia primitiva consistia en estudiar bien la escritura y la tradicion; y como la religion nos manda creer sin profundizarlos misterios, se contentaba con saber cuales eran los dogmas de la fé, sin emprender sus pruebas de otra manera que por la escritura y por las obras de los padres. El orgullo de Berenguer arcediano de Angers, y. la rivalidad que se suscitó entre él y Lanfranc prior de la abadía de Bec, hicieron nacer sin que ellos lo

pensaran la teologia escolástica : habiendo enseñado el arcediano errores sobre la eucaristía por los años de 1017, el abad le objetó una multitud de testos, así de los padres como de la escritura, tan claros y tan convincentes, que para eludir su fuerza se vió precisado Berenguer á recurrir á sofismas y a distinciones que la lógica aristotélica sugiere á talentos sútiles; y viendo Lanfranc y sus discípulos las aclamaciones y celebridad que estas sutilezas conciliaban á su contendor, tomaron del mismo depósito armas con que defenderse y atacarlos, no solo sobre este punto, sí que tambien sobre todos los demas. Abelardo, Gilberto de la Poirée obispo de Poitiers, y otros sabios del mismo tiempo adoptaron el mis

mo método.

La nombradía de estos doctos la puso mui en boga; pero mucho mas despues que Pedro Lombardo, obispo francés á quien se reconoce como padre de la escolástica publicó en 1150, su libro titulado de las sentencias, del que

fueron luego comentadores Alejandro de Hales, S. Alberto M. y Santo Tomas. La suma de este último ha sido reputada siempre como un escelente resúmen de toda la teologia : y las personas á quienes no ha petado no le han imputado mas que la demasiada frecuencia con que se vale de Aristóteles en prueba y para esplicacion de las verdades cristianas.

Estos tratados de teología fueron recibidos por el mayor número de los cultivadores de esta ciencia con grande aplauso, porque se necesitaba en efecto mucho menos tiempo y trabajo para estudiar á Santo Tomás que para aprender la teología positiva, que consiste en el estudio de la escritura, de los concilios, de los padres, de la historia y de la disciplina eclesiástica. Otra causa del progreso de la teología escolástica fué la seguridad casi infalible que proporcionaba á sus profesores de vencer á cualquiera de sus adversarios, y de no ser nunca vencidos por ellos, en razon de la copia de argumentos, de sutilezas, de distinciones, de respuestas y de evasivas

que suministra : ventajas que de tal modo prendaban á la juventud estudiosa, que dedicándose totalmente á esta nueva teologia ya no estudiaban la escritura ni la tradicion, ni aún las humanidades, y aún esto motivó la barbarie y la grosería del latin que hasta en nuestros dias se ha usado en las escuelas.

Los teológos antiguos que habian hecho otros estudios se

« ZurückWeiter »